La Junta inscribió a Ausbanc como asociación de usuarios tras echarla ZP del registro estatal

La Junta inscribió a Ausbanc como asociación de usuarios tras echarla ZP del registro estatal

Luis Pineda logró que el Ejecutivo andaluz diera de alta en el registro autonómico de asociaciones de consumidores a las sucursales de su negocio en cinco provincias. Fueron expulsadas cuando IU asumió las competencias de consumo en el gobierno de coalición con el PSOE. El socialista José Marín, que estuvo en prisión por un caso de facturas falsas en el Ayuntamiento de Sevilla, ha sido un hombre clave para Pineda en Andalucía. Es el único delegado territorialimputado por el juez Pedraz, junto a la esposa del presidente de Ausbanc.

En 2005, el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero expulsó a Ausbanc del registro estatal de asociaciones de consumidores y usuarios (Reacu). Su efímera presencia en él, que le daba derecho a recibir las subvenciones del Instituto Nacional del Consumo, había sido lograda por Luis Pineda al finalizar la segunda legislatura de José María Aznar. Y no volvería al registro hasta el regreso del PP al poder, en 2012, para ser de nuevo expulsada dos años después.

Pese a que su expulsión del Reacu era pública, y con ella la prohibición de presentarse públicamente como una “asociación de usuarios”, Pineda movió muchos hilos para ser reconocida como tal en todos las zonas del país donde le fue posible. En Andalucía, a finales de la década pasada y comienzos de la siguiente inscribió a las delegaciones de Ausbanc en el registro de asociaciones de la Junta para después lograr que el Gobierno andaluz incluyera a cinco de ellas en el específico de asociaciones de consumidores y usuarios.

Ninguno de los que en esas fechas fueron consejeros y directores generales competentes en las políticas de protección a los consumidores en Andalucía explicaron a las asociaciones de consumidores implantadas en la comunidad por qué permitieron la entrada en el registro a un negocio que recibía millones de euros por publicitar en sus eventos y medios de comunicación a bancos, eléctricas, telefónicas y una larga lista de empresas.

IU la expulsó del registro

La pretensión del propietario de Ausbanc era lograr que su negocio fuese reconocido por la Junta como federación de consumidores de ámbito autonómico, lo que le abriría las puertas de las subvenciones -hasta hace unos años, las asociaciones provinciales sólo podían acceder a ellas si formaban parte de una federación-. Pero tras la llegada de Izquierda Unida al gobierno andaluz en coalición con el PSOE, Pineda no sólo vió totalmente truncados sus planes, sino que sus delegaciones provinciales acabaron siendo expulsadas del registro. Las insistentes denuncias de FACUA provocaron que la consejería competente en consumo, en manos del vicepresidente Diego Valderas (IU), pusiese fin al reconocimiento de Ausbanc como asociación de consumidores en Almería, Córdoba, Jaén, Málaga y Sevilla en 2014.

En 2008, las competencias en Consumo las asumió Clara Aguilera como titular de la Consejería de Gobernación, al final del último gobierno de Manuel Chaves. Después, ya con  José Antonio Griñán como presidente, estuvieron en manos de María Jesús Montero desde la Consejería de Salud hasta que Valderas se hizo con ellas en 2012.

¿Qué hilos movió Pineda para conseguir la inscripción de sus delegaciones en el registro andaluz de asociaciones de consumidores? Ausbanc contaba con un buen número de delegados en Andalucía, entre cuyas funciones estaban la de captar socios de la supuesta “asociación de usuarios” -en realidad clientes-, lograr presencia en los medios de comunicación y abrir relaciones con empresas, patronales y, por supuesto, con el poder político. En las relaciones con el PSOE ha sido determinante un hombre clave para Pineda en Andalucía, José Marín Rodríguez, que acabó siendo delegado de Ausbanc en Sevilla, Cádiz y Huelva. Durante años, una larga lista de cargos municipales y autónomicos se han reunido con Pineda gracias a las gestiones de Marín y han pasado por los eventos de Ausbanc en Andalucía

El fichaje de José Marín

Luis Pineda fichó a Marín para trabajar en la delegación de Ausbanc en Sevilla a finales de la pasada década. En 2005, tuvo que dejar su cargo en el Ayuntamiento de Sevilla como secretario del distrito Macarena tras ser denunciado por dos concejales del Partido Andalucista por un caso de facturas falsas acaecido a finales de 2002, bajo el gobierno del socialista Alfredo Sánchez Monteseirín. En febrero de 2009, un jurado popular lo declaró culpable de los delitos de malversación de caudales públicos y falsedad documental. El primer condenado a prisión por un caso de corrupción en el consistorio hispalense acabó entrando en el centro penitenciario Sevilla I en abril de 2010, después de que el Tribunal Supremo ratificase su pena de cuatro años y tres meses.  Ausbanc llegó a pedir su indulto, para lo que contó con el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla, pero fue denegado. Once meses después de ingresar en la cárcel, en marzo del año siguiente, obtuvo el tercer grado y volvió a incorporarse al negocio de Pineda.

Ausbanc celebraba cada año Consumeralia, una serie de conferencias y actos lúdicos por toda España con los que conmemoraba el Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, al tiempo que recaudaba importantes sumas de dinero en concepto de patrocinios. En el que tuvo lugar en Sevilla en 2010, celebrado en la Diputación de Sevilla, el ponente fue el vicepresidente del Consejo de Administración de la RTVA y ex senador socialista Francisco Rodríguez Martín. Ese mismo año, el entonces delegado de Convivencia y Seguridad del Ayuntamiento de Sevilla, Alfonso Mir del Castillo, acudió a la presentación del suplemento sobre Sevilla -obviamente, lleno de publicidad- de la revista Ausbanc, celebrado también en la Diputación.

En 2011, Consumeralia Sevilla, patrocinado por La Caixa y Mutua Madrileña, fue promocionado con un cartel en el que aparecía el logotipo de la Junta de Andalucía junto a una larga lista de bancos, empresas y entidades colaboradoras. Los actos en la capital andaluza, celebrados en una sede de la Diputación, consistió en sendos concursos de tiradores de cerveza y cortadores de jamón y una ponencia del expresidente de la Junta, José Rodríguez de la Borbolla.

En 2012, la lista de reuniones con políticos de Pineda y Marín incluyó una con el entonces delegado del Gobierno en Sevilla, Francisco Javier Hernández Hernández -actual consejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía- y otra el director general de Coordinación de Políticas Migratorias de la Consejería de Justicia e Interior, Luis Vargas Martínez, que un año después ofreció una conferencia organizada por Ausbanc en la Diputación de Sevilla.

Ese mismo año, la vicepresidenta de la Diputación de Sevilla,  Lola Bravo, participó en la presentación del número de otoño de la revista de Pineda El Club de la Vida Buena (CVB), que tuvo lugar en el local de hostelería del mismo nombre que el propietario de Ausbanc tiene en Madrid. Al acto también acudió el exalcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, el alcalde de Umbrete, Joaquín Fernández Garro, y por supuesto, José Marín. Junto a la presentación de la revista, el objetivo del evento era promocionar vinos, licores y mantecados que se elaboran en la provincia de Sevilla. La Diputación de Sevilla pagó por ello 9.300 euros a través de su empresa Prodetur a una de las sociedades de Pineda, Desarrollos Turísticos y Sociales SL.

El marzo de 2013, Ausbanc organizó en Sevilla una de las jornadas de su Foro Jurídico, en las que invitaba y agasajaba a numerosos jueces y fiscales, en muchos casos pagándoles por sus ponencias. Pineda clausuró el evento acompañado del consejero de Justicia de la Junta de Andalucía, el socialista Emilio de Llera. La inauguración corrió a cargo del alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), cuyo gobierno llegó a subvencionar a Ausbanc con 1.341 euros en 2013. El día anterior al del evento en Sevilla había celebrado una jornada similar en Córdoba, también inaugurada por el alcalde, José Antonio Nieto (PP). Y es que las relaciones de Ausbanc en Andalucía no se han limitado a cargos socialistas.

Un claro negocio

Los políticos y sus asesores no lo tenían demasiado difícil para comprobar que lo que se presentaba como una asociación de defensa de los usuarios no sólo era un lucrativo negocio editorial y jurídico cuyos eventos y publicaciones estaban plagados de publicidad comercial, sino que formaba parte de todo un entramado empresarial que incluía desde una agencia de viajes hasta una empresa de inversión en metales preciosos y varias inmobiliarias.

En 2002, IU Córdoba llegó a firmar un convenio de colaboración con la delegación de Ausbanc. “El partido recibe muchas quejas sobre hipotecas, prestamos o temas como el redondeo, por lo que nos pusimos en contacto con Ausbanc para paliar los abusos que se puedan dar desde las entidades bancarias”, señalaba su entonces responsable de Movimientos Sociales, Gabriel Benítez, al presentarlo en rueda de prensa junto a Luis Pineda. No había elegido a Izquierda Unida para firmar ese acuerdo por casualidad. En esas fechas, Córdoba estaba gobernada por IU. Su alcaldesa, Rosa Aguilar, que después sería ministra de Medio Ambiente con Zapatero y actualmente es consejera de Cultura de la Junta de Andalucía. En 2011, último año en que IU gobernó Córdoba, Ausbanc celebró allí Consumeralia en un evento en cuya promoción incluyó el logotipo del Ayuntamiento como entidad colaboradora.

En 2014, el concejal de Impulso Económico del Ayuntamiento de Jerez, Francisco Cáliz Hurtado (PP), anuncio que el consistorio firmaría un convenio de colaboración con la nueva delegación de Ausbanc en el municipio. No lo hizo en un acto relacionado con la protección de los consumidores, sino en la presentación de un número de la revista CVB en las Bodegas González Byass, un evento patrocinado por Caja Rural del Sur. El convenio fue suscrito meses después por Pineda y Marín con la alcaldesa, María José García-Pelayo. Ese mismo año Ausbanc inauguró su delegación en Huelva. Su presentación contó con la presencia de la concejala de Atención al Ciudadano del Ayuntamiento de la capital onubense, Carmen Céspedes (PP).

En 2015, en su tourné por España con el alcalde de Miami, Tomás Regalado“soy amigo de Luis Pineda y lo seguiré siendo pase lo que pase”, ha dicho tras su entrada en prisión-, el presidente de Ausbanc bajó con él a Andalucía y se reunió con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), el de Sevilla, Juan Espadas (PSOE), y numerosos representantes del mundo empresarial.

Este año, un día antes de su detención, Pineda se hizo y tuiteó una fotografía junto a una sonriente Susana Díaz en la caseta de la Cadena SER en la Feria de Sevilla. La imagen ha causado una enorme polémica, no sólo por su posterior entrada en prisión, sino porque cuando se hicieron la foto, los medios de comunicación ya se habían hecho eco de que llevaba un año y medio investigado por extorsión y organización criminal, entre otros delitos. No era la primera que la presidenta se dejaba fotografiar con alguien de Ausbanc. En la de 2014, la foto fue con José Marín.

CCOO, FACUA, Izquierda Unida y Podemos han reclamado explicaciones sobre las relaciones de la Junta de Andalucía con el entramado empresarial de Luis Pineda, después de que trascendiera que el año pasado vendió a la televisión pública programas con publicidad encubierta de sus negocios, y también de bancos.  “Quizá esa relación entre Ausbanc y la RTVA explica la foto en la que se veía a la presidenta Susana Díaz cogida de la mano del señor Pineda el día antes de ser detenido”, ha declarado la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. Por su parte, el secretario general de CCOO en Canal Sur, Pedro Corriente, denuncia “una utilización partidista de la RTVA para favorecer a Ausbanc frente a otras asociaciones de consumidores más molestas para el gobierno de la Junta de Andalucía”.

 

Información ampliada a partir del texto original que publiqué en Sabemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *